El Abuso Doméstico y la violencia es cualquier tipo de comportamiento que una persona utiliza para controlar a su pareja íntima a través del miedo y la intimidación. Éste incluye abuso físico, sexual, psicológico, verbal y económico. Algunos ejemplos de abuso doméstico incluyen golpear, insultar, amenazar de muerte o con hacer daño a su pareja o hijos, destrucción de propiedad, violación marital, esterilización forzada o aborto.

USCCB, Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

¿Cuándo llamo para pedir ayuda?

La amenaza y/o el uso de violencia o intimidación en una relación es una manera de obtener y mantener poder y control sobre otra persona. La Violencia Doméstica no discrimina. Individuos en cualquier comunidad sin importar la edad, estatus económico, orientación sexual, sexo, raza, religión o nacionalidad pueden ser víctimas de Violencia Doméstica. El abuso puede resultar en daño físico, trauma psicológico, y en casos extremos, hasta la muerte. Las consecuencias destructivas físicas, emocionales y psicológicas de la Violencia Doméstica pueden extenderse a diferentes generaciones y durar toda una vida.

La gente que abusa puede inicialmente parecer cariñosa y maravillosa, pero gradualmente se vuelve más agresiva y controladora al continuar la relación. La violencia frecuentemente comienza con comportamientos que pueden ser fácilmente descartados o minimizados, como el insultar, amenazar, ser posesivo, o desconfiado. Un abusador podría disculparse por sus acciones, o tratar de convencerle de que ellos hacen esas cosas por amor. Sin embargo con el abusador la violencia y el control se intensifican conforme pasa el tiempo, a pesar de sus disculpas.

La Violencia Doméstica no siempre implica abuso físico. El abuso psicológico y emocional pueden frecuentemente ser tan extremos como la violencia física. La falta de violencia física no significa que el abusador sea menos peligroso para la víctima.

Cuando una mujer es víctima de asalto (sexual, físico o ambos) lo más probable es que haya sido perpetrado por el esposo, novio, miembro de la familia o amigo. La supuesta reacción “normal” de pelear o huir es reemplazada por la confusión y la desesperación. En lugar de reaccionar racionalmente para su propia supervivencia, las víctimas están confundidas por la traición y ya no confían más en sus propias emociones e instintos.

Es importante el saber que la Violencia Doméstica no siempre se termina cuando la víctima escapa del abusador, trata de terminar la relación o busca ayuda. Frecuentemente ésta se intensifica porque el abusador siente la pérdida de control sobre la víctima. Los abusadores frecuentemente continúan acosando, hostigando, amenazando y tratando de controlar a la víctima después de que la víctima ha escapado. De hecho, la víctima frecuentemente está en mayor peligro inmediatamente después del escape de la relación o cuando busca ayuda.

El terminar el abuso no consiste en que la víctima escoja salirse; consiste en que la víctima sea capaz de escapar a salvo del abusador, de que el abusador elija detener el abuso, o de que otros (e.g: la policía o las cortes) encuentren al abusador responsable del abuso que ha infligido.

Los Sobrevivientes necesitan contar sus historias, liberarse de lo que les han hecho y recibir el apoyo de la gente que los quiere y de los consejeros que les ayudarán a exponer su vergüenza, miedo y sentimientos de culpabilidad, y aprender a vivir una vida normal y sana. Mientras más pueda hablar el sobreviviente más se podrá recuperar.

¿Estoy siendo abusada?

Puede ser difícil saber si está siendo abusada. Usted puede pensar que su esposo tiene permitido hacerla tener relaciones sexuales. Eso no es cierto. Tener relaciones sexuales de una manera forzada es violación, no importa quien lo hace. Usted podría pensar que palabras crueles o amenazadoras no son abuso. Lo son. Y a veces el abuso emocional es una señal de que la persona se tornara violenta físicamente.

Esta es una lista de posibles señales de abuso. Algunas de estas son ilegales. Todas son malas. Usted podría estar siendo abusada si su compañero/a:

  • Monitorea lo que usted hace todo el tiempo

  • Le acusa injustamente de ser infiel todo el tiempo

  • La previene o disuade de ver a sus amigos o familia

  • La previene o disuade de ir a trabajar o a la escuela

  • Se vuelve agresivo durante o después de tomar alcohol o usar drogas

  • Controla como gasta usted su dinero

  • Controla cómo usa usted medicinas necesarias

  • Decide cosas por usted que usted debería ser libre de decidir (como qué ropa usar o qué comer)

  • Le humilla enfrente de otras personas

  • Destruye su propiedad o cosas que son importantes para usted

  • La amenaza con lastimarle a usted, a los niños o a las mascotas

  • La lastima (pegándole, golpeándola, empujándola, jalándola, cacheteándola, peleándola o mordiéndola)

  • Usa (o amenaza con usar) un arma en contra de usted

  • Le fuerza a tener sexo en contra de su voluntad

  • Controla su control de la natalidad o insiste en que usted se embaraze

  • Le culpa de sus estallidos violentos

  • Amenaza con lastimarse a sí mismo o a usted cuando está enojado con usted

  • Dice cosas como: “Si no te puedo tener yo, nadie podrá”

Si usted piensa que alguien la está abusando, busque ayuda. El abuso puede tener serios efectos físicos y emocionales. Nadie tiene derecho de lastimarla.

—Extracto de Womenshealth.gov y de Mujeres Recuperándose de sus Heridas, Consejo Nacional de Mujeres Católicas.

Rueda del Poder y Control

Datos sobre la Violencia Doméstica

  • En promedio, cerca de 20 personas por minuto son abusadas físicamente por su pareja en los Estados Unidos. En un año eso equivale a más de 10 millones de mujeres y hombres.1
  • Cada 9 segundos una mujer es atacada o golpeada en los E.U.2
  • 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 4 hombres han sido víctimas de (alguna forma de) violencia física por un compañero(a) íntimo en el transcurso de su vida.3
  • En un día típico hay más de 20,000 llamadas telefónicas a líneas de emergencia en todo el país.4
  • 1 de cada 7 mujeres y 1 de cada 18 hombres han sido acosados por un compañero íntimo en el transcurso de su vida, al extremo de que se han sentido muy asustados o creído que ellos o alguien cercano a ellos podría ser lastimado o matado.1
  • El haber sido víctima de violencia doméstica está directamente relacionado con un mayor porcentaje de depresión o comportamiento suicida.2

Violencia Doméstica en Carolina del Norte

  • Hubo 108 homicidios relacionados con la violencia doméstica en Carolina del Norte en 2013. Alrededor de 2 personas por semana murieron a causa de la violencia doméstica en 2013.
  • En 2013, en Carolina del Norte, más del 75 por ciento de los responsables de los homicidios relacionados con la violencia doméstica fueron hombres. Esto es congruente con la información nacional que muestra que los hombres son más frecuentemente los responsables de casos serios de violencia doméstica.
  • 1,678 víctimas fueron atendidas en un mismo día en Carolina del Norte en 2014 – 860 víctimas de violencia doméstica (432 niños y 428 adultos) encontraron refugio en albergues de emergencia o en habitaciones de transición proporcionadas por programas locales de violencia doméstica.
  • En una inspección de 24 horas en 2014 en Carolina del Norte, las líneas de emergencia locales y estatales contestaron 637 llamadas, promediando más de 26 llamadas cada hora.
  • —Estatisticas de la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica. http://www.ncadv.org