Santa Rita de Casia nació con el nombre de Rita Lotti en Roccaporena en la provincia de Umbría, Italia, en 1381. Sus padres, Antonio y Amata, eran padres de edad madura que vivían en la diócesis de Espoleto y que consideraron su nacimiento como un regalo de Dios.

Sus padres la comprometieron en matrimonio a los 12 años de edad con Paolo Mancini, y la casaron a los 18 años. El matrimonio tuvo dos hijos. Paolo frecuentemente se encontró en problemas y el estrés que ésto causó fue probablemente la razón de la tensión que ocasionalmente llevó a su hogar. Ella fue una buena esposa y madre que soportó el abuso por 18 años. Su esposo fue asesinado y sus hijos juraron venganza en los asesinos de su padre. A través de las oraciones de Santa Rita y a su intervención sus hijos perdonaron a los asesinos y murieron unos años después de causas naturales.

Después de la muerte de sus hijos, Santa Rita se unió a las Monjas Agustinas. Pasó el resto de sus días en oración y contemplación al servicio de los enfermos y los pobres.

Santa Rita es conocida como la patrona de los casos desesperados, causas aparentemente imposibles, víctimas de abuso y matrimonios difíciles. Su día festivo es el 22 de Mayo, el aniversario de su muerte.